Si partimos de la consideración de que Lacan pone el acento, en su última enseñanza, en la dimensión del goce del parlêtre, ¿cómo pensar el deseo?

(…)

Podría decirse que ese desplazamiento del deseo al goce, en la enseñanza de Lacan, es la consecuencia lógica advenida de la práctica analítica. Parlêtre es un neologismo de Lacan para introducir la dimensión del goce en el inconsciente. Esto quiere decir que al analizante no es lo mismo escucharlo como sujeto de la palabra que como sujeto que habla con un cuerpo.

El sujeto de la palabra se piensa respecto del significante, pero el parlêtre, sujeto que habla y es hablado, está en relación con su cuerpo. Como dirá J.-A. Miller en el Congreso de la AMP en Río de Janeiro, en la última enseñanza de Lacan el inconsciente procede del cuerpo hablante, ya no es el inconsciente que procede de lo lógico puro. En el Seminario 20, Lacan utilizará la escritura LOM, lo llamará simplemente “el hombre” y es esencial captar que el hombre, a diferencia del sujeto, tiene un cuerpo. El hombre se sirve del cuerpo para hablar.

 

* Artículo publicado íntegramente en El Psicoanálisis, Revista de la ELP, nº 33, Barcelona, octubre de 2018.

 

Santiago Castellanos, ELP, Madrid.

 

Comparte / Imprime este artículo
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Print this page
Print